Preguntas poderosas

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.”

Albert Einstein


En mis anteriores post hablé del difícil Arte de hacer preguntas y plantee en el siguiente un proceso de auto pregunta para hacer salir todo el Conocimiento que está en nosotros. En este post les planteo lo que significan las Preguntas Poderosas para que puedan hacerse auto-coaching en un intento de analizarse y autoayudarse a logras los objetivos vitales.


Dicen que si uno está lleno de respuestas no tiene espacio para las nuevas preguntas. Es así que muchas de nuestras viejas respuestas puede que no nos sirvan más. Por ello es importante desecharlas y permitir que cedan espacio a nuevas preguntas.


Hace unos meses trabajando con ADEN Business School impartiendo una sesión del “Human Capital Program” a un grupo de 25 ejecutivos de Recursos Humanos de una empresa multinacional en Costa Rica les relaté una anécdota profesional que hacía referencia al arte de hacer sencillas y poderosas preguntas:


Era de noche, y me encontraba recogiendo mis cosas para irme a casa cuando llegó a verme Elena, una antigua amiga a la que regularmente atendía. Teníamos un acuerdo que consistía en que, libremente y sin cita previa, podía venir a mi consulta si consideraba que estaba pasando por un momento angustiante y necesitaba mi guía o apoyo.


Una vez en mi despacho, sabiendo que era muy tarde, fue directamente al grano: “Alfredo ―me dijo―, ¿por qué siento que mi matrimonio es nada más que una cadena interminable de discusiones?”


Había preparado una larga lista de preguntas para consultarme, y todas ellas comenzaban con las palabras “por qué…”.


“¿Por qué me pasa esto justamente a mí? ¿Por qué me siento abatida y sola? ¿Por qué no le encuentro solución? ¿Por qué volver a intentarlo?…”


Sonreí con tristeza y le dije: “Realmente hiciste una buena tarea, pero esa lista que traes ahí no te sirve, ya que te lleva a buscar explicaciones sin darte pistas hacia dónde ir. Te sugiero que cambies en tu lista la pregunta “por qué” por una mejor: “para qué”. Verás cómo esta original forma de ver las cosas abre un mundo nuevo para ti.”


“A veces ―continué― lo único que necesitamos hacer es cambiar las preguntas, en lugar de pretender encontrar por todos los medios las respuestas. Y es así, porque las preguntas que nos hacemos determinan nuestros pensamientos, y ellos nuestra predisposición para la acción.”


De esta manera, podemos decir que nuestros pensamientos determinan el tipo de vida que llevamos. Cuando vemos que alguien se desenvuelve con gran habilidad para afrontar los desafíos de la vida, solemos pensar en la suerte que tiene, o que nació con ese talento desarrollado, sin darnos cuenta de que la  diferencia con los demás es muchas veces su capacidad de hacerse preguntas.


El tipo de preguntas que nos hacemos puede generar en nosotros un pésimo estado de ánimo, como le sucedía a Elena. ¿Cómo cambiarlo? Simplemente, cambiando el enfoque de nuestras preguntas.


Una persona que tiene un revés económico puede posicionarse en este tipo de preguntas: “¿Por qué a mí? ¿Por qué nunca he tenido éxito? ¿Por qué nunca me pasan cosas buenas? ¿Por qué la vida es tan injusta?…” Este tipo de preguntas son muy peligrosas porque nos pueden llevar a colocarnos, sin darnos cuenta, en el papel de víctimas, y sentir pena de nosotros mismos.


En cambio, estas otras preguntas cambian totalmente nuestro panorama: “¿Qué oportunidad se abre para mí en medio de esta crisis? ¿Qué alternativas aún no he probado? ¿Quién soy yo realmente, más allá de lo que me pasa? ¿De qué soy capaz cuando la vida me desafía? ¿Qué puedo aprender de esta situación? ―y la no menos importante―: ¿Cómo puedo utilizar esta situación en mi beneficio?”


Porque la cuestión no es si vas a tener problemas o no, sino cuáles van a ser las preguntas que te hagas para enfrentarlos.


Algunos de los millonarios mas importantes del mundo no hicieron su riqueza pensando: “¿Cómo sobreviviré si la economía de este país se cae?” Por el contrario, en esos momentos pensaban: “¿Cómo puedo enriquecerme mientras todos los demás siguen paralizados por el miedo? ¿Qué es lo peor que puede suceder? ¿Cómo podría manejarlo?”


En efecto, nuestras preguntas cambiarán inmediatamente nuestro foco de atención y, en consecuencia, nuestra manera de sentirnos. Si sigo preguntándome por qué me siento tan deprimido, lo único que encontraré serán mis propias referencias que reforzarán la idea de que estoy deprimido. Si, en cambio, me pregunto qué puedo hacer para sentirme más feliz y entusiasta, probablemente empezaría a ver formas de transitar hacia ese estado de ánimo.


¿De qué manera podría sentirme feliz ahora? ¿Qué hay realmente maravilloso en mi vida hoy? ¿Cómo podría sentirme bien en este momento? ¿De qué me siento verdaderamente agradecido?


Veremos así, las conductas que nos permiten actuar con alegría, y las que nos provocan decepción, ya que si nos sentimos deprimidos es porque, de alguna manera, suprimimos de nuestros pensamientos los motivos para estar felices. Y si nos sentimos entusiastas y felices, es porque suprimimos las razones que tenemos para sentirnos mal.


Algunas de las preguntas poderosas que como coach suelo hacerle a mis clientes son: ¿Qué es lo que más te motiva? ¿Cuál es el sentido de tu existencia? ¿Para qué haces lo que haces? ¿Para qué estás aquí? ¿Con que te comprometes realmente? ¿Qué tiene que suceder para que te sientas exitoso? ¿Dónde te encuentras ahora? ¿Cuáles son tus recursos personales? ¿Qué necesitas para hacer realidad tus sueños? ¿Cuándo comenzarás? ¿Qué has aprendido de esta situación?


Tomemos conciencia de la fuerza de las preguntas en nuestra vida, reflexionemos con imaginación para poder formular y formularnos preguntas que nos abran un abanico enorme de poderosas respuestas. ¡Si nos hacemos preguntas inspiradoras, aparecerán respuestas motivadoras!

 


Si lo que acabas de leer te ha gustado, te invito a compartirlo:




Me gustaría saber tu opinión:



6 Respuestas para “Preguntas poderosas”


  1. Alfonso Says:

    Hola Alfredo.
    Como siempre, encantado de leerte.
    No dejo de aprender con tus reflexiones.
    Un fuerte abrazo,
    Alfonso.



  2. Nathalie Miralles Says:

    Excelente!!! felicitaciones!!!!



  3. Liliana Balaguera Perez Says:

    Este año en mi clase del Human Capital Program de ADEN en Colombia, una de mis compañeras de curso dijo algo que nunca olvidaré. “El papel de los profesionales de gestión humana es hacer preguntas incómodas”. Excelente post!



  4. alfredo Says:

    Un placer Alfonso, espero seguir contando con tu apoyo. Lo que precises, estamos en contacto. Abrazo.



  5. alfredo Says:

    Gracias Nathalie…



  6. alfredo Says:

    Hola Liliana, He disfrutado mucho con las clases en Colombia, son unos grandes profesionales. Espero volver este año!! Saludos.


 
Rss Feed Tweeter button Facebook button Linkedin button Flickr button Youtube button