La actitud lo es todo


En esta entrada que publico hoy quería aprovechar la oportunidad para exponerles un concepto que me viene rondando desde hace tiempo.


En las palabras de Bruce Barton: “Nada espléndido se ha alcanzado excepto por quienes se atreven a creer que algo dentro de ellos era superior a las circunstancias”.


Aunque quizás no te hayas planteado antes tu opción a elegir, ciertamente la elección solo es suya. Cada día puedes decidir si formar parte del equipo vencedor o del equipo perdedor.


Cuando sabemos de una persona que triunfa y es dueña de su propio destino, lo habitual es cuestionarnos si es debido a la suerte o a la habilidad. En muchas de mis conferencias y seminarios esta es una cuestión que da mucho de si ya que genera una cantidad incontable de posiciones distintas al respecto.


En muchas ocasiones la posición mayoritaria que me encuentro es la primera: ”es que ha nacido en una buena familia”, “es que lo ha tenido todo fácil”, “es que su pareja lo apoya”, “es que tiene amigos en buena posición”. Otras veces me encuentro la respuesta en que lo logró por sus habilidades innatas, dones con los que ha nacido y que solo unos pocos privilegiados posee: una mente prodigiosa, un optimismo innato…


 


Lo que estoy tratando de decir es que según mi visión la única diferencia entre ser vencedor o vencido es la actitud. Y esa actitud puede ser creada según sea nuestro modelo de observación: podemos cuestionar todo aquello que nos ocurre en la vida y reaccionar como víctimas: “todo me pasa a mí”, “la gente es mala”, “me la vas a pagar”, “si me quieres deberías hacerlo por mí”, “no seré capaz de soportarlo”, “es imposible lograrlo”, y un enorme etcétera.


Lo genial del asunto es que un simple cambio de actitud, esto es en la forma de observar, sería suficiente para comenzar a ver la vida con otra mirada, una más efectiva: la de protagonista.


En la segunda parte me extenderé en el rol de “protagonista”, mostrándote las ventajas de adoptar esta actitud.


Hasta entonces, espero tus comentarios.

Si lo que acabas de leer te ha gustado, te invito a compartirlo:




Me gustaría saber tu opinión:

 
Rss Feed Tweeter button Facebook button Linkedin button Flickr button Youtube button