Coaching: el management innovador

“Hacemos el mundo más deprisa de lo que nosotros podríamos cambiar y estamos aplicando al presente los hábitos del pasado”
Winston Churchill

 

En mi trabajo dentro de estructuras organizacionales he visto la gran relevancia que, como figura clave, representa el manager. Este desempeña una multiplicidad de funciones.

Es polifacético: líder de equipo, padre, comandante, modelo, fuente de sabiduría, mediador, guía, instructor, capitán de barco y una gran variedad de cosas más. En esta mezcla de roles se relaciona con las personas que integran su equipo para lograr sus objetivos.


El manager es una figura que se enfoca en cumplir metas y su efectividad es medida por los resultados que obtiene. Sin embargo es poco frecuente que un manager sea consciente del contexto que permite esos resultados. El coaching propone el desarrollo de una serie de habilidades y competencias para trabajar en ese contexto, e incluirlas como rasgo esencial del desempeño profesional del manager.


En el coaching para empresas, planteo la creación de una cultura para el management de contexto, siendo mi propuesta desarrollar competencias para que el manager se desempeñe como creador de un paradigma que posibilite relaciones poderosas y comprometidas.


Este es el nuevo enfoque, la nueva perspectiva, siguiendo los términos de Peter Senge una metanoia para el management tal como estaba considerado.


Desde esta nueva perspectiva trabajo para alcanzar, junto a los directivos, una visión sistémica de la empresa, ya no como una cadena lineal de sucesos sino como un sistema global e integrado. Un arquetipo interrelacionado entre si.


Mediante un profundo proceso de coaching, me propongo facilitar el descubrimiento de acciones que le dan poder a las personas para contribuir más plena y productivamente con la misión de la empresa, alineándola con su misión personal, desdibujando así los efectos del sistema de control que muchas veces impera en las organizaciones.


Cuando las personas en una empresa están alineadas y comprometidas con lograr resultados extraordinarios, se hace necesario no sólo que desarrollen competencias que en el presente no tienen, sino que aprendan a aprender.


El coaching así entendido no se limita a una técnica, sino que comprende y propone una manera de hacer empresa que auspicia una transformación contextual que permite desarrollar nuevas habilidades para producir resultados extraordinarios a la vez que sostenibles en el tiempo.

Así, puede ser visto como un arte más que como una serie de técnicas, principios y reglas. Es más que una mera tecnología. Implica invención más que conformidad, práctica más que prescripción, sabiduría más que conocimiento. Requiere estar presente en lo que está ocurriendo en la empresa, a diferencia de aplicar técnicas aprendidas de memoria, fórmulas fijas y representaciones racionales.


Esta propuesta del coaching representa una innovación fundamental en la manera histórica de desarrollar la efectividad en el management.


Y como nuevo paradigma que es, otorga la posibilidad de un extraordinario aumento de la efectividad humana, siempre y cuando se esté dispuesto a poner en tela de juicio la actual interpretación del poder y algunas de las formas habituales de pensar el management.


Si lo que acabas de leer te ha gustado, te invito a compartirlo:




Me gustaría saber tu opinión:

 
Rss Feed Tweeter button Facebook button Linkedin button Flickr button Youtube button